Alberto Álvarez Álvarez Director de Servicio en el área de Infraestructura y Sistemas

El CAB: una herramienta clave en la gestión y aprobación de cambios

A Napoleón Bonaparte se le atribuye la siguiente cita: «Si quieres que algo se haga, encárgaselo a una persona; si quieres que algo no se haga, encárgaselo a un comité».

Seguramente tenía razones fundadas para efectuar tal aseveración, aunque quizás después de 200 años las cosas hayan cambiado sustancialmente o también podemos pensar que Napoleón no enfocará bien los comités.

En un post anterior hablamos del proceso de Gestión de Cambios en el marco de buenas prácticas ITIL. Uno de los elementos clave que resaltamos fue el del CAB (Change Advisory Board o Comité Asesor de Cambios) y hoy queremos profundizar en él.

Objetivos y funciones principales del CAB

Los comités no son estériles por naturaleza pero, si no se configuran siguiendo una estrategia concisa, pueden llegar a ser un lastre para la organización IT y, por ende, para el negocio. La teoría indica que el CAB tiene como objetivo principal aprobar o rechazar cambios, así como asegurar su planificación e inclusión en el calendario de cambios (FSC).

En nuestra opinión, este puede ser uno de los objetivos del CAB, pero ni mucho menos el único. IT trabaja para el negocio, esto es una premisa que se debe tener siempre presente y de ahí sale nuestra propuesta para obtener un CAB útil. Como piezas fundamentales se ha de tener en cuenta:

  • El comité debe estar integrado tanto por personal de IT como de negocio.
  • La periodicidad debe estar alineada con la planificación de los cambios.
  • El lenguaje utilizado en cualquier actuación del CAB no puede ser exclusivamente técnico.
  • El CAB no desempeña sus funciones exclusivamente en una reunión periódica.
  • Añadir factores económicos puede ayudar a decidir entre la aprobación o el rechazo de un cambio.

Que el negocio forme parte del CAB es una “obligación”, el impacto de cualquier cambio en la infraestructura TI se reflejará en él, no puede ser excluido por tanto de la toma de decisiones.

Factores clave para aprobar cambios mediante el CAB

A la hora de someter a aprobación un cambio a través del CAB tienen que tenerse en cuenta factores como:

  • Ventanas horarias de intervención.
  • Si el cambio mejorará algún servicio actual o lo que se pretende es poner en funcionamiento uno nuevo.
  • IT debe proporcionar todos estos datos y además debe hacerlo de una forma comprensible y que no requiera de un alto nivel de conocimiento técnico.
  • No hay que olvidar que el lenguaje oficial de cualquier organización es “el del negocio”, cualquier otro no supera la categoría de dialecto.

Conclusión

Escuchar y pedir opinión a los implicados en un cambio en la infraestructura tecnológica de cualquier empresa, no debe tratarse como un mero trámite informativo. De forma unilateral no se consigue tener una visión global de las consecuencias que puedan tener para la propia organización y para los clientes de esta.

En un sector tan sujeto a evoluciones como lo es el tecnológico, es vital asegurar que el negocio no sufra daños colaterales. Las ineficiencias a la hora de gestionar los cambios impactarán directamente en la cuenta de resultados de la compañía, por lo cual no se debe frivolizar con este tema.

Napoleón venció en muchas batallas, pero en ninguna lo hizo solo. En Izertis logramos nuestros éxitos trabajando en equipo.