Blockchain
Urko Larrañaga Piedra Head of Blockchain

¿Qué le depara este 2022 a Blockchain?

En el siguiente artículo compartimos nuestra visión de lo que esperamos que ocurra este 2022 en el ecosistema Blockchain. De forma resumida, son 3 los pilares en los que esperamos avances: rendimiento y escalabilidad, aplicación y adopción de la tecnología, y normalización y regulación.

Con el nuevo año suele ser típico hacer promesas. El inicio de un nuevo año también suele ser una temporada de compartir pronósticos e impresiones sobre lo que va a ocurrir durante el año en distintos ámbitos. En lo que a nosotros se refiere, este año tampoco nos gustaría faltar a esta cita en nuestra especialidad, que no es otra que Blockchain y todo lo que lo rodea.

Ahora bien, ¿cuáles son los avances que esperamos? ¿en qué se basa nuestra predicción? A continuación, compartimos las reflexiones sobre las que se sustentan nuestros pronósticos.

Aplicación y adopción

Esperar y pronosticar que la aplicación de esta tecnología continúe creciendo en el entorno financiero no es una novedad. Probablemente, ello lleva ocurriendo en los últimos años. No obstante, nuestra predicción va más allá. Lo que esperamos es que la aplicación de esta tecnología prospere en otros sectores. Ahora bien, ¿por qué tendría que ocurrir esto?

Básicamente, porque la tecnología se encuentra en un estado de madurez alto. Ya son unos cuantos años los que llevamos experimentando con las implementaciones que están enfocadas en los mercados, cómo pueden ser Hyperledger Besu y Hyperledger Fabric. Asimismo, los proyectos, iniciativas y alianzas que demuestran la madurez de las implementaciones mencionadas son varios. Cómo ejemplo, aquí aquellos que mejor conocemos: la alianza LACChain el acuerdo de Allfunds Blockchain y Consensys y, la oferta de Telefónica.

Una vez asentada la base, es de esperar que continúe creciendo el uso de la tecnología. Por una parte, en su aplicación cotidiana del día a día, como garantía de confianza tanto de la información compartida cómo de los procesos realizados. Por otra parte, en proyectos de mayor envergadura en los que se viene trabajando en los últimos años. En esta línea, cabe destacar que el uso de la identidad digital y la aplicación de las credenciales verificables (VC -Verifiable Credentials) parecen también afianzarse, por lo que, es de esperar que en este 2022 también veamos iniciativas de mayor calado en su aplicación.

Rendimiento y escalabilidad

La necesidad de avanzar en soluciones con mayor capacidad es una exigencia compartida por todo el ecosistema

La madurez mencionada anteriormente no supone que no haya desafíos que superar. Es más, la necesidad de avanzar en soluciones con mayor capacidad es una exigencia compartida por todo el ecosistema. Lo cual, se ha visto acrecentado por todo lo que rodea al ecosistema DeFi, los NFTs, GameFi, etc. Aunque para muchos pueda parecer un nuevo hype, lo que estamos viviendo es una aceleración de la aplicación de la tecnología, al igual que ocurrió hace unos años con las ICO. Probablemente las ICOS fueran un hype, pero, gracias a ello, se definieron los distintos tipos de token y creció su uso y aplicación, entre otros.

Si tomamos como referencia los NFTs, ¿que podríamos decir que estamos aprendiendo? Por una parte, los NFTs nos han demostrado que existe una forma distinta de gestionar activos. Ahora bien, su aplicación masiva ha vuelto a exponer las limitaciones que tiene la tecnología, supeditando la actividad de las redes, condicionando la parte más financiera. Lo cual, deja de manifiesto la necesidad de proporcionar soluciones que permitan superar estas limitaciones.

No obstante, no estamos hablando de algo nuevo. Es más, probablemente motivado por ello y basándose en dicha necesidad, muchos de los proyectos DeFi y demás, se basan en soluciones de Capa 2 (Layer 2) que permiten conseguir una mayor capacidad de procesar transacciones, mejorando así el rendimiento. Por lo que, parece claro que este 2022 también nos traerá nuevas soluciones en esta línea.

Sin embargo, más allá de soluciones generalistas, lo que esperamos es disponer de soluciones enfocadas a usos específicos o verticales, como lo pueden ser los propios NFTs o las credenciales verificables (VC). En el caso de las credenciales verificables, lo que vemos es que se trata de uno de los principales usos que se le pretende dar a la tecnología Blockchain desde los mercados y administraciones. Por lo que, es de esperar que veamos avances también en esta línea.

Normalización, regulación y gobernanza

Por último, pero no por ello menos importante, tenemos el ámbito de la normalización y la regulación. La regulación es una cuestión en la que se viene trabajando en los últimos años y, aunque probablemente en este 2022 no veamos los resultados finales, sino más bien en el 2023, este año será el de la definición de aquello que esta por regular, sobre todo en el ámbito institucional. Normativas vinculadas al uso de tokens como las CBDC, el reglamento MiCA y demás, estarán en boca de todos en los próximos meses, así como el nuevo reglamento de identidad electrónica eIDAS2.

Por otra parte, si ponemos el foco en la estandarización, es de esperar que este año veamos también nuevas iniciativas, pero, sobre todo, impulsadas por la comunidad. Al igual que los tokens o los NFTs tienen su estándar, es de esperar que la definición de estándares se vuelva una práctica habitual que permita la definición de modelos de trabajo de facto. En este sentido, además de avances sólidos en el ámbito de las DAO (Decentralized Autonomous Organization), esperamos que se siga trabajando en nuevos estándares para la gestión de operaciones de identidad digital y credenciales verificables.

En resumen y, como conclusión, podríamos decir que nos encontramos en un año en el que esta tecnología que parecía y, en ocasiones muchos la tildan como un hype-moda, seguirá dando pasos firmes para asentarse y afianzarse.