Introducción al Design Thinking

Existe la idea preconcebida de que la innovación disruptiva en un producto o servicio es magia al alcance de unos pocos. Sin embargo, debemos deshacernos de esta idea por completo y pensar en el diseño de otra manera, desmitificando este concepto. Por tanto ¿qué debemos entender por Design Thinking?, ¿cómo definirlo?

Qué es el Design Thinking

El Design Thinking es en realidad una metodología sistemática de resolución de problemas complejos que se centra en el ser humano, que busca entender el comportamiento particular de las personas frente a un determinado producto o servicio y que persigue capturar las ideas que quedan ocultas en los procesos tradicionales de creación de nuevos productos.

Características básicas de un buen diseño

Para lograr un diseño de calidad es necesario que este apueste por la innovación y que cumpla con las siguientes condiciones:

  • Hace que un producto sea útil.
  • Estético.
  • Comprensible y que se explique por sí mismo.
  • Discreto.
  • Honesto.
  • De larga duración.
  • Completo hasta el último detalle. No se lleva a cabo de forma arbitraria o al azar.
  • Respetuoso con el medio ambiente. Fomenta la conservación de los recursos y minimiza la contaminación física y visual durante todo el ciclo de vida del producto.

Conclusión

El Design Thinking es una herramienta que apuesta por la creación de productos entendibles que cumplen un propósito. No se trata de objetos decorativos, por lo que su diseño debe ser neutral, restringido y que además permita al usuario expresarse. Por tanto, si quieres conocer algo más sobre lo que es y en qué beneficia y ayuda el Design Thinking a tu empresa, ¡Descargarte nuestro Whitepaper GRATIS y descubre todos los detalles!