Izertis

5 agentes que marcarán el futuro de la digitalización en la banca

El sector bancario está constantemente en movimiento. Cada día que pasa, la evolución tecnológica avanza con más rapidez y se introducen nuevas plataformas en el mercado, las cuales aumentan la competitividad entre las diferentes instituciones financieras.

Compañías de otros sectores económicos, muestran cada vez más su interés por ofrecer servicios financieros alternativos. Un ejemplo claro es el de Apple, cuando el pasado diciembre presentó Apple Pay Cash, un sistema de pago que permite a sus clientes enviar y recibir dinero mediante este método. O por ejemplo Amazon, otra gran empresa que también se ha desmarcado para ofrecer servicios de pago a sus clientes.

Así pues, no parece que la banca vaya a desaparecer. Estamos a la expectativa de ver si se convertirá en un sector sin apenas presencia física. De modo que, ¿cuáles son los agentes innovadores que pueden mejorar la eficiencia del funcionamiento en los bancos?

1. Los servicios API externos

Los bancos están haciendo un uso cada vez mayor de las aplicaciones informáticas (API) y una de las principales razones es porque se trata de un modelo que conlleva una serie de ventajas como son por ejemplo la flexibilidad de incorporar nuevas funciones o servicios al banco, aportar soluciones innovadoras sin necesidad de esperar por grandes plazos de desarrollo, ni tampoco de reemplazar la tecnología que hoy tienen las instituciones financieras. Se puede decir por tanto, que las API en banca ofrecen nuevas y numerosas funcionalidades a los clientes.

2. La seguridad de los sistemas biométricos

Durante el presente año, se prevé que las entidades financieras, en su objetivo de garantizar la confianza digital con sus clientes, a través de la aplicación de nuevos modelos de seguridad para sus servicios, aumenten el gasto en métodos de autenticación de nueva generación hasta en un 20%, según estimaciones realizadas por la consultora IDC.

Para poder proporcionar la seguridad deseada y simplificar procesos en dicha materia, los bancos se apoyarán en métodos de autenticación biométrica, es decir, en tecnologías que miden y analizan las características del cuerpo humano, como las huellas dactilares, la retina, el iris de los ojos, los patrones faciales o incluso la voz. De hecho, a día de hoy son muchos los clientes que prefieren autenticar pagos mediante sus propios dispositivos móviles a través de la huella dactilar en vez de hacerlo por el método tradicional, que le exige tener que recordar numerosas contraseñas.

3. La inteligencia virtual

Hoy en día, nos parece completamente utópico imaginar un sistema bancario impulsado únicamente por inteligencia artificial que implique una ausencia total de personas. Sin embargo, esta inteligencia ayudará a automatizar procesos repetitivos, mejorando el servicio del cliente. De modo que, se prevé que con el paso del tiempo los bancos inviertan cada vez más en sistemas de inteligencia artificial.

Un ejemplo de esta tendencia y de su importancia son los llamados “bots”, utilizados principalmente para llevar a cabo las funciones de atención al cliente. El modelo más frecuente con el que nos encontramos en la actualidad es el chatbot, un robot capaz de simular una conversación con una persona. Se trata por tanto de un software, diseñado para realizar tareas por su cuenta, sin necesidad de ayuda humana.

4. La implementación de las IoT

La nueva ola tecnológica que llega con el IoT (Internet Of Things), conecta miles de millones de dispositivos de forma directa a internet. No son las personas las que estarán interactuando a través de una máquina, sino que serán las máquinas las que, tendrán capacidad total para enviar la información a la entidad bancaria.

Esta novedad facilitará a las empresas, en este caso a los bancos, a conocer mejor a sus clientes y al mismo tiempo aumentará su capacidad de crear propuestas de valor a partir de esta nueva información. En resumen, el internet de las cosas permitirá que los dispositivos efectúen directamente los pagos, realicen compras y que paguen a través de uno de los medios de pago del usuario.

5. El auge del Blockchain

El aumento de la inversión en monedas digitales y los usos de la tecnología Blockchain, han registrado un crecimiento estratosférico, con una tendencia que va al alza. En el caso de Blockchain, sus usos comenzarán a concretarse y aplicarse con más fuerza en áreas que van más allá del universo financiero, especialmente gracias a los contratos inteligentes o Smart Contracts.

Conclusión

El camino hacia la digitalización del sector bancario, es una evolución clave y necesaria, tanto para proporcionar servicios más seguros como para mejorar la experiencia del cliente. Para impulsar dicha transformación digital, es fundamental apoyarse en aplicaciones informáticas, sistemas biométricos y habilitadores tecnológicos como Blockchain o la Inteligencia Artificial con el objetivo de ofrecer al usuario una banca más personalizada, capaz de adelantarse a los deseos y de adaptarse a las necesidades del cliente.