Miguel Ángel Acero Álvarez Head of Digital Transformation & Industry 4.0

¿Qué capacidades ha de tener el empleado digital del mañana?

El cambio de paradigma que trae consigo la transformación digital obliga a los trabajadores a cubrir nuevas funciones que cada día ganan más relevancia. Estamos ante un auténtico proceso de transformación ante el cual el personal trabajador debe asumir un importante protagonismo en esta transición, y es por ello que han de estar debidamente capacitados y contar con las competencias digitales adecuadas para que nos puedan ayudar en este proceso.

Los entornos digitales nos dan la oportunidad de poner a la disposición de nuestros empleados un sinfín de herramientas y soluciones, pero es imprescindible una correcta preparación para que las utilicen eficientemente.

Habilidades clave del empleado digital

Por ende, el empleado digital en la actualidad y especialmente en los próximos años, resulta clave para cualquier área de la empresa y debe contar con una serie de características que exponemos a continuación:

  • Más flexible. Nuestros trabajadores han de ser capaces de redefinirse ante una disrupción y estar preparados para nuevas tareas derivadas de la transformación de sus puestos de trabajo. La formación constante permite que nuestros empleados estén actualizados y por tanto, cuenten con los conocimientos necesarios para afrontar posibles cambios. Además, han de ser capaces de desarrollar varias tareas simultáneamente y gestionar grandes cantidades de información. Es por ello, que además de flexible ha de ser organizado para que se pueda desenvolver con facilidad en entornos complejos. Cada vez es más habitual que roles no tecnológicos convivan en las compañías y asuman un rol de líder tecnológico, como por ejemplo los responsables de producción que lideran los procesos de implantación de diferentes tecnologías habilitadoras en planta (IoT, Big data, robotización o realidad extendida) o un responsable comercial que se apoya en soluciones de analítica predictiva para el diseño y seguimiento de la estrategia comercial de su empresa.
  • Más cercano. De este modo las soluciones digitales ayudan a las empresas a disponer de un mejor conocimiento de sus clientes e incrementando la interacción con ellos. El correcto uso de estos recursos nos permite acercarnos a nuestro target de una manera más personal, pero se hace imprescindible que nuestros empleados empaticen con estos clientes para sacar el máximo partido a estas aplicaciones. Además de un trato más cercano, conseguiremos obtener conclusiones más útiles de nuestros procesos analíticos, ya que los datos ganan mucho más valor si podemos ponernos en la piel del comprador.
  • Más capacitado. Una estrategia que permite incrementar las competencias digitales de los empleados facilita, que una vez adquiridas, el despliegue de una cultura ligada a un proceso de transformación digital continuo sea más exitoso, gracias a la incorporación de las nuevas tecnologías habilitadoras en las estrategias, proyectos y procesos de negocio. Dentro de estas competencias digitales es importante hablar de un conjunto de competencias blandas que complementan el conocimiento tecnológico, pero que son imprescindibles para impulsar un proceso de cambio en la empresa. Estamos hablando de competencias como la colaboración, la adaptación al cambio, la empatía, la innovación o la creatividad. Estas habilidades multiplicarán su impacto si unimos una vocación e interés continuo por aprender y descubrir nuevas oportunidades de adquisición de conocimiento.
  • Más creativo. La tecnología avanza a pasos agigantados, y aunque a día de hoy las máquinas nos puedan aportar soluciones y herramientas muy avanzadas, el factor humano sigue siendo imprescindible a la hora de afrontar nuevos retos. No obstante, estos avances tecnológicos sirven de apoyo para la impulsar la creatividad de nuestros empleados digitales, permitiéndoles diseñar e implementar soluciones complejas con mayor facilidad y por tanto incrementando su capacidad de aportar valor a nuestra empresa.
  • Más conectado. Algunas herramientas, como la plataforma CPaaS de Alcatel Lucent, unifican todas nuestras comunicaciones, tanto a nivel interno como a nivel externo (clientes, proveedores y partners), lo cual, mejora la calidad y velocidad de las interacciones y abre nuevas posibilidades de comunicación que complejizan la gestión de estas comunicaciones, por ello, sin una correcta capacitación, contar con más herramientas puede ralentizar las ejecución de tareas y la correcta interacción con nuestros clientes.

Conclusión

Como vemos, el empleado digital del mañana ha de estar capacitado para encontrar, diseñar o implementar soluciones en entornos complejos. Un correcto conocimiento de las herramientas, una fuerte empatía con el cliente unido a una disposición y flexibilidad total al cambio son las armas con las que deberán contar los trabajadores del futuro para poder maximizar su productividad.

Si quieres saber más, puedes ponerte en contacto con nosotros para ayudarte a definir tus retos y objetivos a nivel de evolución y adaptación del personal para la evolución digital de tu empresa.