Miguel Ángel Acero Álvarez Head of Digital Transformation & Industry 4.0

Por qué la Industria 4.0 es un imperativo competitivo para la empresa

Hoy en día somos muchas las organizaciones (tanto públicas como privadas) que trabajamos con el objetivo compartido de impulsar la transformación digital del sector industrial para que aborde con éxito los retos que supone el nuevo paradigma de la Industria 4.0.

Situación actual: avance lento hacia la Industria 4.0

El personal directivo del sector industrial es consciente de que el antiguo modelo de fabricación ha quedado atrás y que la incorporación de soluciones digitales en toda su cadena de valor es un imperativo para sus empresas, que de no ser abordado pueden verse abocadas a un cese de su actividad por una falta de competitividad.

Pero a pesar de ello, tenemos la sensación generalizada de que no han percibido de verdad el potencial transformador de la evolución tecnológica actual y que las empresas avanzan con lentitud hacia la industria 4.0 y aún no consideran en sus estrategias empresariales el fenómeno de la transformación digital. Esta percepción es corroborada por varios estudios e informes, como por ejemplo “Perspectivas del sector industria” elaborado por KPMG en colaboración con la CEOE, que estima que aún casi una de cada tres empresas no ha tomado medidas en relación a la Industria 4.0.

Además, nos encontramos que, en nuestro contacto diario con empresas industriales, muchas de ellas abordan el proceso de evolución digital de sus procesos realizando acciones aisladas y tratándolo como un mero proceso de compra de tecnología, no consiguiendo el resultado esperado.

10 claves para adaptarse a la nueva realidad industrial

Las empresas deben asumir que estamos ante una nueva realidad que exige una transformación profunda del conjunto de los procesos empresariales mediante el uso de tecnologías habilitadoras (IoT, big data, cloud computing, ciberseguridad, inteligencia artificial, realidad aumentada, robótica colaborativa, impresión 3D, blockchain, etc.), que impactan en toda la cadena de valor: desde el diseño del producto, su fabricación, la cadena de suministro o su comercialización.

Estamos inmersos en una época apasionante para la industria gracias a que estas tecnologías están alcanzado un buen nivel de madurez en su aplicabilidad directa al sector, permitiendo un despliegue robusto y abriendo nuevas oportunidades competitivas.

Para avanzar en este proceso de transformación, creamos que las empresas deben considerar el siguiente decálogo cuestiones claves que asegurarán el éxito de su avance hacia la industria 4.0:

  1. Conocer que beneficios e implicaciones tienen las tecnologías habilitadoras. Sobre todo, en el conjunto de su proceso productivo pero también en su propio modelo de negocio.

  2. Abordar el proceso de transformación digital como una oportunidad. No como una amenaza.

  3. Definir una estrategia de transformación digital integral. Para ello es necesario que comience por analizar la situación de partida, para a partir de ahí, definir los objetivos para alcanzar la industria 4.0 y con ello establecer una hoja de ruta a medio plazo. Esta hoja de ruta deberá contemplar las tecnologías que mejor se adapten a los objetivos fijados, pero también tendrá que incluir acciones que supongan una transformación de la cultura, gestión del conocimiento y capacitación en la empresa.

  4. Emprender el proceso de transformación de un modo sistémico. La mejor manera de hacerlo es involucrando simultáneamente a toda la organización (desde la dirección hasta los operarios en planta) y que se haga de forma participativa, implicando a toda la organización desde el inicio del proceso.

  5. Diseñar una estrategia que tenga al cliente en el núcleo.. Que consiga conocer sus necesidades y entender qué desean, para a partir de ello, lograr aportar un valor diferencial con respecto a la competencia, apoyándose en la tecnología.

  6. Desplegar una estrategia escalable. Es importante que comience con iniciativas piloto que suponga una victoria temprana para así comunicar los resultados y lograr la consecución de nuevos proyectos.

  7. Construir una cultura empresarial abierta. La clave está en invitar a probar nuevas ideas, que colabore con diferentes agentes (especialmente con empresas proveedoras de habilitadoras digitales) para generar proyectos y que disponga de espacios para favorecer la creatividad, innovación e intercambio de conocimiento.

  8. Construir un plan de capacitación y gestión del conocimiento. No debemos olvidar que las personas son la pieza clave del éxito de una estrategia de industria 4.0.

  9. Elaborar un plan de comunicación. Este debe detallar los objetivos, los beneficios esperados y alcanzados, los hitos conseguidos y los elementos clave del proceso. Tanto a nivel interno como externo, usando canales de comunicación bidireccional.

  10. Acompañar el proceso de implantación de soluciones tecnológicas de otro tipo de planes. Estos deben estar dirigidos a optimizar y mejorar el ciclo productivo, como por ejemplo mediante el lean manufacturing.

Conclusión

Me gustaría concluir con una reflexión: ¿es el momento de que tú empresa piense en su estrategia de industria 4.0? Sin duda. En la actualidad estamos inmersos en un mercado de elevada incertidumbre, competitivo, complejo y de cambio acelerado por lo que las empresas industriales no pueden limitarse a esperar y ver qué resultados tiene el proceso de transformación digital en su competencia.

Por tanto, resulta crucial que el sector acelere e inicie cuanto antes su transición a una Industria 4.0 de una forma colaborativa, buscando el apoyo de una compañía tecnológica de confianza.