Marta García Prado IoT Lead Consultant

IoT oculta: beacons y neareables ¿qué son y para qué sirven estos dispositivos?

Hoy en día se crean tecnologías y dispositivos que ofrecen su aplicación en campos muy diversos. Como ya comentamos en alguna ocasión las posibilidades son infinitas. Continuamente aparecen nuevos dispositivos diseñados con un fin pero que luego se les encuentra utilidad en escenarios para los que no estaba previstos. Además, los dispositivos IoT son cada vez más pequeños, lo que hace que en muchas ocasiones nos pasen inadvertidos. No sólo están en la industria, en nuestro día a día tenemos “IoTs” alrededor y no nos damos cuenta.

 

Beacons y neareables

Hace años ya, que existen los beacons, pequeños dispositivos basados en tecnología BlueTooth Low Energy que emiten señales que habitualmente son interpretadas por smartphones. Son de muy bajo consumo y su autonomía llega a ser de varios años. Permite conocer la distancia de los smartphones que reciben su señal y ahí está su mayor potencial: en comercios. Es frecuente que cuando paseamos por un centro comercial nos lleguen notificaciones de alguna oferta o información de interés de alguno de los comercios cercanos: detrás de eso están los beacons.Son los encargados de detectar que un potencial cliente está cerca y envían la información. Los beacons además, colocados en los carros de la compra, permiten conocer las rutas que siguen los clientes al hacer la compra, los pasillos por los que pasan, cuánto tiempo están en ellos, etc. Cuando se recoge suficiente información se pueden analizar y averiguar los productos de más interés en general, y se puede decidir por ejemplo, el cambio de localización de productos en pasillos para mejorar las ventas. En el sector del turismo también son utilizados ofreciendo al usuario información acerca de lugares de interés, incluso son usados en museos para dar información acerca de las obras ante las que se detienen los visitantes. Existe una evolución de los beacons, los denominados “neareables” que son pegatinas con un pequeño procesador y comunicaciones bluetooth que además integra sensores de temperatura y acelerómetro. Estos dispositivos disponen de un SDK para que cualquiera pueda programarlos con el fin de usar la información recogida para estos dispositivos según interese. Otra tecnología que a veces se confunde es la NFC, pero en este caso la etiqueta NFC tiene que encontrarse a centímetros del dispositivo móvil, mientras que en el caso de beacons el alcance es de metros. La tecnología beacon es más intrusiva que NFC, pues puede enviarte información sin solicitarla, y si no se cuantifica bien, puede llegar a “abrumar”. NFC es más adecuada para pagos y control de accesos mientras Beacon tiene más interés en ofrecer información y ofertas, de manera masiva.

 

Conclusión

Cada vez está más cerca la tecnología de las personas. Existe “tecnología oculta” en el día a día que sin que lo sepamos nos puede facilitar información en situaciones antes inimaginables. En la actualidad, la tecnología se encuentra ampliamente extendida. El uso de teléfonos móviles, tablets, internet hace a las personas potenciales receptores de información en cualquier momento. Además, existe tecnología de bajo coste capaz de enviar información. En la imaginación no hay límites a la hora de generar ideas para hacer uso de esas nuevas formas de comunicación. Si necesitas ayuda a la hora de poner en marcha esas ideas eligiendo las mejores opciones tecnológicas no dudes en ponerte en contacto con Izertis.